Un bulto o masita en el ojo es una patología catalogado como un trastorno de la conjuntiva,  y encuadra dentro de las degeneraciones y depósitos conjuntivales, según el manual de diagnóstico CIE-10 (H11.1).

La pinguécula es un tumor benigno en la conjuntiva, es decir, un pequeño bulto que se suele formar en la superficie del globo ocular cerca de la nariz.

Algunos pacientes describen la pinguécula como un bultito que sale en la parte blanca del ojo.

Hablar de tumores en el ojo como es natural genera cierto temor a cualquier persona. Sin embargo en estos casos no debemos preocuparnos, suele ser más una cuestión estética que un problema de salud ocular. Si de repente ha observado que le ha salido un bultito en el ojo del tamaño de un grano de arroz de color blanco o amarillento, posiblemente se trate de una pinguécula.

Este tipo de tumores benignos se suele asociar con la exposición a la radiación ultravioleta sin la protección adecuada. Si vive en zonas muy soleadas como Cádiz, Málaga, Granada o Almería y no suele usar gafas de sol, tiene mayor probabilidad de desarrollar una pinguécula en el ojo.

Este bultito está formado por la acumulación de proteínas y grasa. Con el paso del tiempo puede crecer y comenzar a ocasionar molestias como sequedad ocular o irritación, aunque en muchos casos mantiene su tamaño y pasa totalmente desapercibida durante meses o años.

Dependiendo del aspecto y los síntomas, conviene que sepa diferenciar entre pinguécula y pterigion, ambos son tumores benignos pero el primero es más común y no suele requerir una intervención, en cambio el segundo si requiere operación cuando comienza a invadir la córnea ya que puede afectar a nuestra visión.

En cualquier caso, siempre recomendamos acudir al oftalmólogo para obtener un diagnóstico y un tratamiento adecuado. En principio los pacientes con pinguécula no requieren tratamiento a menos que sientan molestias o el bultito se inflame,  en cuyo caso se suele recomendar el uso de lágrimas artificiales para lubricar el ojo e incluso antiinflamatorios por gotas para reducir su tamaño.

En algunos casos, cuando el tratamiento farmacológico no es suficiente, el oftalmólogo le puede recomendar otras opciones para eliminar la pinguécula, como pueden ser el tratamiento con láser argón o bien la extirpación quirúrgica. En ambos casos se trata de una intervención segura, que realizamos de forma ambulatoria y con la que se obtienen muy buenos resultados.

Si ha descubierto un bulto en la parte blanca del ojo (la conjuntiva) y le preocupa, ahora puede concertar un cita en su clínica Vistaláser más cercana para que nuestros especialistas en oftalmología realicen un examen de su superficie ocular y le indiquen el tratamiento más adecuado si fuera necesario.