Una carnosidad del ojo, es un crecimiento de tejido  que se forma en la conjuntiva. Normalmente, la conjuntiva está constituida por una membrana delgada y transparente que cubre la parte blanca del ojo (esclerótica) y se extiende hasta la superficie interna del párpado. Cuando se presenta una carnosidad / un pterigión, se siente o se ve un tejido carnoso sobre la conjuntiva, que puede llegar a extenderse hasta la córnea. En general, una carnosidad o un pterigión no duele pero puede causar mucha molestia, e incluso puede llegar a afectar la visión.

Aunque puede afectar a cualquier persona, la carnosidad tiende a ser más común en adultos que pasan largos periodos de tiempo al aire libre —en zonas arenosas o polvorosas, o donde hay demasiada exposición a la luz solar y a el viento. Por esta razón, a la carnosidad a veces se le llama “ojo de surfista,” ya que el ambiente de la playa presenta la mayoría de los factores de riesgo.  es más frecuente encontrar carnosidades en personas hispanas que pasan muchas horas al aire libre que en aficionados a las actividades al aire libre. Es más común el uso de protección total contra los rayos UV en las prácticas deportivas  en comparación con los deportes acuáticos, como el surf, en el que no es común protegerse los ojos contra los rayos UV. Aunque en general no son comúnes las complicaciones de carnosidad, se debe ser examinada y tratada por un médico lo mas pronto posible.

Causas de carnosidad

No se conoce la causa precisa de carnosidad. Sin embargo, parece ser una reacción a la irritación causada por la exposición prolongada a la luz UV (como la luz del sol), el polvo o la arena y el viento. Las personas con síndrome de ojo seco también podrían ser más propensas a desarrollar carnosidades/pterigiones, especialmente si pasan la mayor parte del tiempo al aire libre. Las carnosidades se presentan con frecuencia en toda la familia, lo cual indica una predisposición genética.

A pesar de ser muy delgada, la conjuntiva cubre el tejido delicado del ojo de muchos factores de agresión que se presentan diariamente. Con la presencia del pterigión, el tejido conjuntival sufre cambios anormales caracterizados por alteraciones del tejido conectivo en la zona y el crecimiento de vasos sanguíneos en la masa.

El tumor se puede extender hasta la córnea, el área transparente por donde entra la luz al ojo, y afecta la visión de varias maneras.

La carnosidad afecta más comúnmente a hombres que mujeres y a grupos de 20 a 40 años de edad. No es común en los niños. Aunque en general ocurre más en los tablistas, la carnosidad también se presenta en agricultores, jardineros y pescadores. Los grupos con el mayor riesgo son los trabajadores que trabajan al aire libre, particularmente si viven cerca del ecuador o en zonas de gran altitud, como la de Colorado.


Síntomas

La carnosidad del ojo usualmente se presenta sobre la superficie del ojo aunque a veces puede que no se note. Las lesiones más pequeñas o menos prominentes parecen como una pequeña protuberancia sobre la conjuntiva. Las lesiones más grandes pueden tener aspecto blancuzco a rojizo. Las carnosidades son precedidas por otro tejido llamado pinealoma, que parecen como una mancha amarilla sobre la conjuntiva. La mayoría de las carnosidades aparecen en la parte del ojo más cercana a la nariz. Pueden afectar un solo ojo (unilateral) o ambos a la vez (bilateral). Aunque no se considera que la carnosidad sea una enfermedad ocular grave, tiende a provocar muchas incomodidades en la mayoría de los casos. Los síntomas más frecuentes son:

  • ardor o picazón en los ojos,
  • sensación de arena en los ojos,
  • sensación de un cuerpo extraño,
  • perturbación de la visión en caso de carnosidades mayores.
  •  Si presentas algunos de estos síntomas  consulta con tu Oftalmólogo o llámanos a los teléfonos (502) 23130920-23130921,y has tu cita, con mucho gusto te atenderemos.